Ha realizado 27 antologías de poesía para niños y jóvenes, creado colecciones como “Poesía e Infancia” (SM) y “Poesía y rebeldía” (Alfaguara Juvenil) y recibido premios por todo ello. A propósito de un taller de creación de antologías poéticas que impartirá próximamente, Rodolfo Fonseca comparte algunas claves para emprender este tipo de proyectos. Se le suman otros expertos: Sergio Andricaín, María Francisca Mayobre y María Emilia López.


natalia-colombo-ilustracion
Ilustración de Natalia Colombo.

“Antologar, crear y editar libros de poesía es de suma importancia para mí. La poesía nos enseña desde niños y jóvenes a expandir los sentidos, a leer y a nombrar la vida como si fuera una partitura de música, a romper el pensamiento institucionalizado y a incorporar nuestra creatividad e imaginación poéticas al conocimiento afectivo y a otras áreas del arte y la ciencia”, dice Rodolfo Fonseca.

Entre más de 160 libros de poesía que leí para una investigación reciente, una serie de antologías llamó mi atención. Cinco libros, publicados por Ediciones Castillo entre 2013 y 2015, con una selección de poetas clásicos y contemporáneos y cinco propuestas gráficas impecables. Miré en las páginas legales de cada libro el nombre de Rodolfo Fonseca como responsable del proyecto, bajo la coordinación de Mariana Mendía y con la complicidad de otros antologadores: Carlos Sánchez-Anaya Gutiérrez y Monique Zepeda.

Vale la pena detenerse un poco aquí para mencionar esta serie ejemplar que muestra claramente los conceptos poéticos detrás de una antología. Una colección que, en este caso, va creciendo con los lectores: Instrucciones para jugar (6+), poemas sobre el juego y la imaginación en el que conviven igual María Elena Walsh y Edith Vera que María Baranda; Jardín de palabras (8+), antología de haikús de José Juan Tablada y otros poetas latinoamericanos y japoneses que se alterna con las clásicas greguerías de Ramón Gómez de la Serna; Orquesta poética (10+), una selección de poemas con temáticas musicales, algunos en verso libre y otros rimados de autores clásicos como Juan Ramón Jiménez y Ramón López Velarde; Vuelo de voces, un volumen de poesía iberoamericana con algunos de los máximos representantes de 21 países de nuestra región.

estrellas-electricasY, para jóvenes, Estrellas eléctricas, con poemas vanguardistas de Latinoamérica. En uno de ellos Vicente Huidobro dice: Y enseñé a cantar a un pájaro de nieve, en otro Luis Vidales le pone motores de mariposas a las hojas y en uno más Gioconda Belli pide una huelga donde vayamos todos / una huelga donde nazca el silencio / para oír los pasos / del tirano que se marcha.

También para oír esos pasos alejarse, para resistir a la uniformidad escolar, para encontrar su propia manera de ver y comprender la vida, Rodolfo encontró la poesía desde pequeño. 

“Una vez que descubrí lo que era la poesía, me enamoré, me apasionó porque cambió mi manera de pararme y de sentir mi vida y mi mundo. La poesía me ha enseñado a ser un hombre más ligado a la humanidad y a la naturaleza y a comprender que yo me puedo construir a través de la palabra poética. De tal manera que trato de vivir cotidianamente con los sentidos poéticos que atraviesan mi piel y mi pensamiento”.

1. ¿Qué opinas de la producción actual de poesía para niños en México?

Anteriormente en la cultura poética mexicana, los poetas no escribían expresamente para niños, escribían poesía. De ese universo poético hay poemas que pueden ser leídos para niños y jóvenes. De 15 años a la fecha ha habido una docena de poetas que han intentado escribir poesía dirigida a este público en particular, sin obtener el éxito buscado, salvo algunas excepciones. No es fácil escribir poesía para este público ya que regularmente caen en tonos ñoños y rebuscados, como si los niños y jóvenes fueran incapaces de comprender un contenido más complejo.

2. ¿Qué antecedentes hay en México de antologías poéticas para niños?

antologia-de-poesia-cidcliDesde aquella famosa selección de Lecturas clásicas para niños, editadas en la época de Vasconcelos como secretario de Educación Pública, encontrábamos algunos poemas. Posteriormente, en los libros de texto gratuito de educación básica, había canciones de cunas, retahílas y poemas. Y el libro del Declamador sin maestros, con poemas cívicos y patrióticos, sobre la madre, el amor, la hermandad…

A principios de los 80 CIDCLI da a conocer una propuesta editorial llamada La Luciérnaga. Antología para niños de la poesía mexicana contemporánea y así, en los últimos 20 años, han surgido propuestas de antologías en distintas editoriales: Alas y raíces de Conaculta, Ediciones SM, Alfaguara, Ediciones Castillo, Ediciones El Naranjo… 

Ha habido algunos avances como que la Secretaría de Educación Pública consolide este género en su curricula, pero todavía falta sensibilidad de las editoriales y trabajo de los poetas. Ellos deben manifestar la importancia que tiene la poesía en el universo infantil y juvenil.

3. ¿Cuáles serían tus claves para hacer una antología?

Ser sensible a la poética. Conocer, investigar y meterse a la piel del poeta antologado. Construir un discurso poético propio. Ser atrevido como editor. Proponer una estética innovadora y personal. Ser sensible a los públicos lectores. Construir un sello propio como editor.

4. ¿Y las etapas de producción de una antología?

A. La primera etapa es la de pensar, repensar, rumiar un Tema, hacer un diagnóstico o investigación sobre las antologías: qué temáticas se han editado unos 25 años atrás y que hayan sido dirigidas a niños y jóvenes. Una vez teniendo un panorama claro, me concentro a realizar una lista de temas que puedan gustar al público y a las editoriales que editan y que no editan estas propuestas.

B. Tomo una decisión: elijo el tema y me avoco a realizar la investigación poética. B1. Realizo una lista de poetas de México e Iberoamérica o del mundo que pienso que hayan escrito sobre la temática elegida (consulto mis carpetas de apuntes). B2. Hago una búsqueda minuciosa de los poemas, de los poetas seleccionados… en bibliotecas públicas… UNAM, Biblioteca Nacional, IBBY México y Biblioteca Vasconcelos.

C. Posteriormente hago una revisión “fina” de poetas y poemas seleccionados previamente. 

D. Pregunto a mis amigos poetas si conocen poetas y poemas del tema elegido.

E. Finalmente hago mi selección final de poetas de mi antología (es un proceso lento, preciso de lectura, relectura, de objetividad y gusto).

F. Propongo a las editoriales mi propuesta de antología. Preparo un documento donde expreso lo siguiente: Justificación del proyecto (poética y escolar). Lista de poetas y poemas (bibliografía). Nombres tentativos de la antología. Propuestas de ilustradores. Número de páginas y características artísticas de la edición. Ruta de seguimiento para la edición donde yo participo. Plan de obra del libro. Calendario de entregas

5. ¿Por qué un taller de creación de antologías poéticas?

image003Hay un gran prejuicio de los profesionales de la edición: que a los niños, jóvenes, maestros y padres de familia no les interesa leer poesía y que no es rentable para ellos. Lo desmiento y pongo en duda: mis propuestas de colecciones de antologías han tenido una gran aceptación entre los lectores infantiles y juveniles, han sido incluidas en los distintos programas de literatura de la SEP (Bibliotecas Escolares y Aula) y han recibidos premios como el de Arte Editorial de la CANIEM…

En el taller buscaré sensibilizar a los participantes en los contenidos poéticos, estéticos, de diseño, ilustración y edición para desarrollar proyectos dirigidos a público infantil y juvenil. Revisaremos criterios para seleccionar poemas y elaborar antologías que sean atractivas para los niños y jóvenes.

natalia-colombo-ilust-6
Ilustración de Natalia Colombo.

TRES ANTOLOGÍAS, TRES RESPUESTAS MÁS…

Compiladas por tres destacados editores, estas tres antologías dan cuenta de una búsqueda exhaustiva de autores y mucho oído musical para armonizarlos. Como si fueran directores de orquesta, los compiladores hacen que suenen bien distintas voces juntas, guiados por una partitura interna (que debe conseguirse luego de muchas lecturas) que les dice cuándo debe entrar tal o cual estrofa, tema, recurso literario, figura retórica presentes en los versos de determinado poeta, para mantener un ritmo, en estos casos, muy sensible al juego, cercano a la lírica tradicional infantil y los infalibles clásicos, pues se trata de antologías pensadas para primeros lectores. Pregunté a los tres: ¿qué aconsejarías a quien quiera preparar una antología de poesía para niños (o para la primera infancia)? Estas son sus respuestas. 

alele-aleleSergio Andricaín…

A quien quiera preparar una antología de poesía infantil le aconsejaría leer mucha poesía, y no solo la destinada a los niños. Volver a la poesía de tradición oral, fuente donde han bebido gran parte de los poetas que han escrito para la niñez. Y buscar no solo en la producción poética más reciente, sino en los clásicos, que han dejado versos modélicos y de probada capacidad para despertar la sensibilidad de los niños y estimular su inteligencia e imaginación. También hurgar en los versos de autores que aunque no escribieron para la infancia dejaron en sus libros piezas que, por la eufonía de sus estrofas, por los temas tratados y el espíritu lúdico que hay en esas creaciones, las hacen idóneas para los lectores-niños.

 

un-pez-en-la-lunaMaría Emilia López… 

Sobre cómo elaborar una antología de poesía para la primera infancia: Creo que lo más importante es recordar que los niños pequeños se encuentran en el tiempo más luminoso y creativo del lenguaje, cuando la relación entre realidad y fantasía todavía no está sesgada por el peso de la vida cotidiana. Es decir, los adultos tenemos que hacer operaciones para sostenernos en el estado poético del lenguaje, recortar la maleza que produce lo fáctico sobre nuestra conciencia, sobre nuestra sensibilidad; los niños no. Ellos naturalmente perciben el otro lado de las cosas, las infinitas posibilidades de la metáfora; sus juegos están cargados de figuras retóricas, de ritmos, por eso podríamos decir que la poesía simplemente los habita. Los niños están hechos de poesía.
Y por eso pienso que una buena antología para la primera infancia debería regirse por los mismos parámetros de belleza, sutileza, profundidad, riesgo y juego que pondríamos en consideración en una buena antología para adultos. Creo que los niños necesitan la diversidad estética, y en ese sentido no veo límites. Confío profundamente en su capacidad de “leer” la música y el cuerpo del lenguaje, también sus significados secretos. A veces parece que cuando hablamos de bebés o niños pequeños olvidamos que la poesía es misteriosa, y buscamos versos que lo digan todo, que sean “claros”, simples, ligados a lo que ellos conocen. Yo no busco claridad en la poesía para niños, busco desafíos, impertinencias, emoción, pensamiento, a veces alegría.
.

taquititan-de-poemasMaría Francisca Mayobre…

Una antología es una selección de obras. Para hacer una antología hay que partir de criterios determinados. Aunque suene obvio, lo más importante es establecer esos criterios. La persona que hace la selección puede establecer los criterios a su antojo, a partir de lineamientos y búsquedas particulares. Es importante considerar una antología como un corpus determinado que para ser coherente debe tener un sentido que cohesione a las partes y al todo. Para esto hay preguntas que deberían hacerse, más allá de los caprichos y gustos personales: ¿Dónde se publicará la obra? ¿Cuál será la editorial? ¿Cómo será el formato? ¿Llevará ilustraciones? ¿ Será parte de una colección? ¿A quién va dirigido? ¿Cuáles son las referencias? 

En el caso particular de “Taquititán de poemas” fue determinante para la selección tener claro que uno de los puntos de partida era que queríamos publicar un libro ilustrado para la primera infancia. Luego partí de una selección de poesía venezolana muy amplia compilada por María Elena Maggi. Mi capricho, por así decirlo, era recopilar poemas que remitieran a los Nursery Rhymes de Mother Goose: versos cortos y simples, sin sentido (nonsense), con formas juguetonas, con mucha musicalidad y ritmo. Me interesaba en este caso priorizar la forma sobre el sentido.

taquititan-interiores
Imagen de portada Natalia Colombo.
Anuncios

3 Comentarios »

Comparte tu opinión, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s