¿Es apto para…? ¿Hay una versión para… ? Busco una adaptación infantil de…

Cuando hablamos de publicaciones censuradas o prohibidas nunca faltan en las listas los libros para niños y jóvenes.

¡A cuántos padres malpensados no les ha asustado que Alicia coma hongos! o que Huckleberry Finn decida pudrirse en el infierno con tal de salvar a un amigo o que el Superzorro de Roald Dahl se emborrache ¡con su hijo! y hasta que Harry Potter viva en un mundo de hechicería y seres demoniacos. ¡No! ¡La infancia es nuestra última esperanza! ¡Hay que salvar a los niños de cualquier idea maligna! 

Claro que hay que proteger, defender y dar espacio a los niños y niñas frente a las sociedades que los ningunean, pero la sobreprotección con halos de pureza genera censuras. Y en la literatura para niños y jóvenes no solo es el libro que se prohibe, es, sobre todo, el libro que se adapta y se versiona. Es Disney cambiando el final de La Sirenita o reviviendo al Grillo Parlante que Pinocho aplasta desde las primeras páginas de la novela; es también la literatura que se traduce de su idioma original suavizando frases, cambiando el sentido y hasta eliminando “malas palabras”. Y hasta el escritor que se autocensura para no ofender a nadie.

Tal parece que algunos libros nos ponen incómodos y decidimos que no son aptos para los y las menores. Pero ¿quién lo decide? ¿Cuáles son los temas que creemos inadecuados para la infancia, para los jóvenes? ¿La muerte?, ¿el suicidio?, ¿los genocidios?, ¿los crímenes de estado?, ¿la sexualidad?, ¿el adulterio? ¿el racismo? ¿la religión? ¿Qué sí y qué no? ¿Y por qué?

La censura de libros va de las quemas públicas en las dictaduras a las listas de libros “no recomendados” que lanzan escuelas, iglesias y asociaciones de padres de familia cada año, pero también los libros prohibidos en bibliotecas privadas, al interior de una casa, en el librero familiar.

Porque si hay una premisa que sirve a la hora de mirar las censuras que imponen otros es mirar las censuras que impone uno mismo.

Todos censuramos.

O al menos esa fue la postura desde la que hemos leído y explorado temas, autores y títulos en el Círculo de lectura de Libros prohibidos de la Biblioteca Vasconcelos.

Aunque no era un objetivo particular del círculo, la lectura de algunos clásicos infantiles y novelas que han atraído a los jóvenes desde hace décadas estuvo siempre en el menú de libros. Y disfrutamos igual Las brujas que Madame Bovary o El guardián entre el centeno. Además, revisamos muchos libros álbum ¿aptos para niños? Porque cuando miramos con ojos de padres, maestros y promotores de lectura sale el censor que llevamos dentro. “¿Eso? ¿Para niños?” 

Estos son algunos de los libros ilustrados y álbumes editados para un público infantil o juvenil que revisamos:

 

UN AÑO DE LIBROS PROHIBIDOS

Celebraremos, entonces, el primer año del Círculo de Libros prohibidos con una serie de charlas, proyecciones y presentaciones para pensar en las distintas formas de censura y resistencia de las ideas. Gracias al entusiasmo de los participantes del círculo y del apoyo del personal de la Biblioteca, lo que iba a ser solamente un evento de cierre se convirtió en la Primera Semana de Libros Prohibidos.

Arrancamos el 23 de septiembre con un homenaje que hace el grupo de Lectores Voluntarios de la Biblioteca a Alicia en el país de las maravillas por sus 150 años de vida y cerramos el 30 de septiembre con una presentación a detalle de los libros prohibidos que leímos a lo largo de un año. De El señor de las moscas y los Cuentos indiscretos de Saki a Los versos satánicos y la Biblia intervenida de Broomberg y Chanarin. ¡Bienvenidos todos!

 

cartel primera semana de libros prohibidosEL PROGRAMA A DETALLE

 

MIÉRCOLES 23

150 años de la Alicia de Carroll. Homenaje a Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll. El grupo de lectores voluntarios de la Biblioteca Vasconcelos presenta una lectura en voz alta de fragmentos de la obra y los participantes del círculo de libros prohibidos hablan de la censura que ha tenido. Moderan: Carola Diez, Marimar Argüelles y Adolfo Córdova. Lugar: horario: Mezzanine Norte. 17:00 horas.

JUEVES 24

Mirar libritos incómodos. La sesión mensual de “Mirar libritos” estará dedicada a revisar libros ilustrados y álbumes para niños que generen dudas sobre la pertinencia de acercarlos a lectores menores, que hayan sido censurados en escuelas. Sesión abierta para llevar libros, leer y comentar. Moderan: Carola Diez, Alejandra Quiroz, Luis Téllez y Adolfo Córdova. Lugar: Vestíbulo de la dirección. De 17:00 a 19:00 horas. 

VIERNES 25

Presentación del libro El alrevesado emperador de China de Isaac Bashevis Singer. Entrevista abierta a Becky Rubenstein, traductora del cuento. Discusión alrededor de los totalitarismos, la quema de libros y las formas de resistencias ilustradas en el libro. Modera: Benjamín Sánchez. Lugar: Mezzanine del auditorio. 12:00 horas.

SÁBADO 26

MARCHA POR UN AÑO DE LAS DESAPARICIONES FORZADAS Y LOS ASESINATOS DE AYOTZINAPA. De Los Pinos al Zócalo. 12:00 horas.

Proyección de la película “1984” (Michael Radford, 1984) y discusión alrededor del libro. Modera: Liliana Miranda e integrantes del Círculo de Libros prohibidos. Lugar: Sala B. 16:00 horas.

Proyección de la película “El señor de las moscas” (Harry Hook, 1990). Lugar: Sala B. 18:00 horas.

LUNES 28

La fotografía que confronta: intervenciones visuales en libros sagrados y políticos. Mariela Sancari hace un repaso por libros controversiales de fotografía como la Biblia intervenida de Adam Broomberg y Oliver Chanarin y el Libro Rojo de Mao de Cristina de Middell y realiza una proyección de imágenes prohibidas del Índice de lo oculto y lo extraño de Taryn Simon. Lugar: Mezzanine del auditorio. 17:00 horas.

MARTES 29

Censurados y censurables. Ana Romero y Antonio Malpica charlan con Libia Brenda Castro sobre experiencias en la escritura, presentación de manuscritos, tratamiento de temas tabú y edición de libros para niños y jóvenes. Lugar: Mátrix móvil (bajo la ballena). 17:00 horas.

MIERCOLES 30

Un año de Libros Prohibidos. Presentación de las novelas y cuentos que se revisaron a lo largo de un año en el Círculo de lectura de Libros prohibidos. Micrófono abierto para lectura de textos y reflexiones escritas por los miembros del círculo: autores censurados, quemas de libros, estudios sobre el tema. Modera: Adolfo Córdova. Lugar: Mezzanine del auditorio. 17:00 horas.

 

Muchas gracias a Santiago Solís Montes de Oca por la imagen y el diseño del cartel.

 
Anuncios

3 Comentarios »

  1. Es verdad, todos censuramos, incluso sin quererlo. Censuramos porque tenemos miedo de los efectos que pueda traer la lectura de un libro. Lo que demuestra la importancia que tienen (o le damos a) los libros. La censura es también una ventana por donde asomarse ala ruptura. Por eso no la aborrezco, sino que lidio con ella. Con humildad. Y trato de recordarme: auto censura jamás.

    • Gracias por tu aportación, Federico. Efectivamente existe una herencia histórica de la palabra transformadora, conjuro… la maldición sobre alguien se avienta con palabras. Y entonces, el libro se convirtió en ese conjuro materializado. Aunque ¿es el libro? ¿o son las ideas? El libro puede quemarse, pero ¿las ideas? Y creo que das en el clavo cuando hablas de ese desafío para los autores: ¿autocensura? ¡jamás! Pero ¿cómo sabes si de entrada no estás excluyendo ya ciertas ideas? ¿cómo reconocer en uno si no hay ciertos tratamientos de temas y personajes que pasaron por un filtro, una proyección sobre las preferencias del posible lector, editor y hasta el maestro? ¡Gracias por comentar!

Comparte tu opinión, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s