En defensa a las “buenas costumbres”, la “moral”, la “identidad nacional”, el “orden” y hasta la “paz”, grupos religiosos y políticos han desaparecido y ejecutado a millones de personas a lo largo de los siglos. Sus crímenes suceden casi siempre en la clandestinidad. Pero hay un símbolo de las ideas, de la imaginación y de la transformación de nuestra especie cuya destrucción se ha ocultado menos: el libro.

Las quemas de libros, desde la Biblioteca de Alejandría a finales del siglo III hasta la quema del 18 de diciembre de 2011 de la Biblioteca de la Academia de Ciencias de Egipto, son una metáfora de exterminio que buscar borrar la memoria y la identidad de unos en defensa de la memoria e identidad que más conviene a otros. 

En su libro Nueva Historia Universal de la Destrucción de Libros, Fernando Báez cuenta  que el califa musulmán Omar I ordenó a un general la quema de una parte de la Biblioteca de Alejandría que había sobrevivido pues:Si los libros contienen la misma doctrina del Corán, no sirven para nada porque repiten; si los libros no están de acuerdo con la doctrina del Corán, no tiene caso conservarlos”.

Esta parecer ser la premisa básica del censor: organizar la vida bajo una sola idea: incuestionable y excluyente.

¿Puede un grupo de palabras amenazar el funcionamiento de toda una sociedad? ¿Puede un libro alterar la normalidad, cuestionar la fe, derrocar un gobierno? Miles de publicaciones han sido prohibidas, censuradas e incluso quemadas a lo largo de la historia.

Uno de los ejemplos más conocidos es el Index Librorum Prohibitorum, o Índice de Libros Prohibidos creado en 1559 por la Santa Inquisición y vigente hasta 1966. Incluía “textos herejes” que ponían en duda los principios y valores de la Iglesia Católica. Copernico, Cervantes, Víctor Hugo y Sartre fueron algunos de los autores que prohibía el Índice.

Las quemas de libros en el periodo nazi en Alemania, en especial la de la plaza Bebelplatz en Berlín en 1933, condenaron publicaciones de escritores judíos, marxistas y pacifistas con espíritu “anti-alemán”, incluidas obras de Ernest Hemingway y Jack London.

Quemas juventudes nazis
Quemas de las juventudes nazis en mayo de 1933.

 

Las dictaduras militares en Argentina y Chile también tuvieron censuras muy severas. En Argentina se prohibieron muchos libros para niños. Como “Un elefante ocupa mucho espacio” de Elsa Bornemann que, por narrar una huelga de animales, se declaró demasiado “subversivo”, cuenta el escritor y especialista Manuel Peña Muñoz.

O el libro “La torre de cubos” de Laura Devetach, un conjunto de cuentos de “ilimitada fantasía” que ponían en duda “la organización del trabajo, la propiedad privada y el principio de autoridad”, continúa Peña Muñoz.

Sobre una de las quemas públicas en Argentina, escribe Fernando Báez: “El 30 de agosto de 1980, los terrenos vacíos de Sarandí se convirtieron en un lugar macabro. Varios camiones depositaron, bien temprano, un millón y medio de libros y folletos, todos publicados por el Centro Editor de América Latina. Minutos más tarde, la euforia policial, legitimada por la orden de un juez federal de la Plata llamado Héctor Gustavo de la Serna, animó a varios agentes a rociar con nafta los ejemplares y a prenderles fuego”. 

Quemas de libros chile
Quemas de la dictadura militar chilena en los años 70.

¿Y EN MÉXICO?

Aura de Carlos Fuentes es el caso más recordado. Censurado por el Secretario del Trabajo en 2001, Carlos Abascal por considerarlo “inapropiado” para jóvenes de tercero de secundaria, como su hija. “Inapropiado”, “Apto para”, son las palabras con las que se arman los censores-redentores, que arman listas para instituir o recuperar el “deber ser” de los libros. Y los productos culturales dirigidos a niños y jóvenes son los más propensos a pasar por el filtro moral de los adultos.

Del topito biroloAutoridades de la Secretaría de Educación Pública han retirado libros de bibliotecas escolares como Hola, bebé, por contener ilustraciones explícitas de un parto, o Del Topito Birolo y de todo lo que pudo haberle caído en la cabeza, por hablar de caca. Cuenta la especialista, Carola Diez, que algunos representantes estatales de la Secretaría enviaron oficios con la indicación puntual de retirar estos libros de las escuelas. Algo parecido sucedió con libros de biología que hablaban abiertamente de la homosexualidad.

En el mejor de los casos, la censura puede ser un argumento de venta: Carlos Fuentes agradeció en 2008 que Aura fuera prohibido porque el hecho había resucitado su novela y multiplicado las ventas.

Imágenes hola bebé

7 LIBROS PROHIBIDOS

Un título, una frase, un tema revelan los miedos y los prejuicios de una época. Algunos de los títulos que hemos leído en el Círculo de Lectura de Libros Prohibidos de la Biblioteca Vasconcelos.


Carroll_Alicia en el país de las maravillas_Forro rústica.inddAlicia en el país de las maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, Lewis Carroll.

La célebre obra de Carroll y su poco leída, pero fantástica, secuela han intranquilizado algunas conciencias. Acusada de promover el consumo de drogas en Estados Unidos, señalada por poner al hombre al nivel de las bestias, en China, y criticada en su tiempo por algunas conductas malinterpretadas de su autor.

 

 

El señor de las moscasEl señor de las moscas, William Golding

La violencia, los asesinatos y la crueldad que desarrollan un grupo de niños y jóvenes solos en una isla, ha hecho que se retire el libro de algunas estanterías. El miedo a lo desconocido y al abandono se convierten aquí en salvajismo y desesperación. Maze runner: correr o morir, está inspirada, en parte, en esta novela.

 

 

 

el guardián entre el centenoEl guardián entre el centeno, J.D. Salinger

Considerado una de las grandes obras del siglo pasado y, para algunos, un “libro maldito”. Se le vincula con por lo menos cinco homicidios o intentos de homicidio. El más conocido: el de John Lennon, su asesino, Mark David Chapman era fanático de libro y lo llevaba con él cuando le disparó al músico. También hay quien se ha asustado por su lenguaje irreverente y sexual.

 

 

gulliverLos viajes de Gulliver, Jonathan Swift.

Publicada en 1726, ofendió a muchos pues satirizaba a la monarquía y a la política de la época y, se decía, al ser humano en general, por lo que el autor ha sido tachado de misántropo. En un momento de la novela, por ejemplo, Gulliver orina sobre un palacio liliputiense; en otro, conoce a los “yahoo” (él creó esa palabra), una especie de humano grotesco menos civilizado que un caballo.

 

 

El llamado de lo salvajeEl llamado de lo salvaje, Jack London.

Decían que promovía ideas demasiado liberales, incluida la competencia mercenaria e individualista. A otros les parecía que incitaba a la revuelta, a la violencia y “al comunismo”. También dijeron que no era “apto para niños ni señoritas” y que su autor era una persona indeseable. Sin embargo, la historia de Buck, un perro raptado de su hogar, es una de las más conmovedoras del escritor.

 

 

 

portada huck finnLas aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain.           

Racista y vulgar, así ha sido llamada esta novela, considerada por la crítica, sin embargo, como la obra maestra de Twain, una gran novela de crecimiento y viaje. Sigue prohibida en escuelas pues contiene frases como “Jim, el negro, tenía alma de blanco”, en lugar de tomarlas como un testimonio del racismo y la esclavitud en la historia estadounidense.

 

 

 

los versos satánicosLos versos satánicos, Salman Rushdie.

La publicación de este libro desató prohibiciones y quemas en comunidades y países musulmanes y persecuciones y asesinatos. Líderes políticos y religiosos invitaron a sus seguidores a ejecutar a cualquier persona relacionada con el libro, pues dicen ofende gravemente su fe en el Corán. Todavía hoy se ofrecen 3 millones de dólares por la vida de Rushdie.

 

 

Anuncios

4 Comentarios »

  1. Desgraciadamente, la gente cada vez lee menos y tomando prestadas las palabras de Bradbury “No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee.” Podríamos llegar a plantearnos, ¿qué es peor, quemar libros o tenerlos al alcance de la mano y no abrirlos? 😦

Comparte tu opinión, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s