Ya que lejos de mí vas a estar, / guarda, niña, un gentil pensamiento / al que un día te quiso contar / un cuento…

Después de una larga agonía, el 6 de febrero de 1916, a las 22:15 horas, en la ciudad de León, Nicaragua, murió el “Príncipe de las Letras Castellanas”, Rubén Darío. Su doctor de cabecera y amigo, Louis Henri “El Sabio” Debayle, no pudo hacer mucho contra la cirrosis hepática que afectaba al poeta desde hacía muchos meses. La hija menor de aquel doctor, Margarita, tenía entonces 16 años y estaba lejos, en Estados Unidos.  

Guardaría para él, quizá, ese gentil pensamiento, el mismo que hoy, a 100 años de su muerte, le guardamos tantos lectores.

margarita Ruben Darío

A Margarita Debayle (1908) se escribió, igual que tantos otros clásicos de la literatura infantil, por petición de una niña. Una tarde, Alice Liddell quiso que Lewis Carroll le inventara una historia con muchos disparates; también una tarde, en la paradisiaca Isla del Cardón, Nicaragua, Margarita, de 8 años de edad, pidió a Rubén Darío un cuento en verso.


Margarita interiores 4Margarita está linda la mar, 

y el viento 

lleva esencia sutil de azahar;

yo siento

en el alma una alondra cantar;

tu acento,

Margaria, te voy a contar un cuento.

El cuento es el de aquella princesa que quiere una estrella y viaja hasta el cielo a cortarla. Ese deseo, el palacio de diamantes, la tienda hecha del día y el rebaño de elefantes están grabados en la memoria hispanoamericana. Son otro espacio al que volvemos, como Comala, Macondo, Santa María o La Mancha.

Margarita portada

Rubén Darío marcó un antes y un después en la historia de la literatura y de nuestro idioma. A Margarita Debayle fue un puente intergeneracional. Se recitó y se incluyó en antologías por muchas décadas. Hoy se lee y recuerda menos pero nos queda como un clásico de la literatura infantil.

La edición de Ekaré de Carmen Diana Dearden y Verónica Uribe, ilustrada por Monika Doppert y publicada por primera vez en 1979, ha contribuido a ello. 

En esta, el viaje de Margarita es más cercano.

Recuerdo que de niño no entendía muy bien qué sucedía con Margarita. Me gustaban la musicalidad de los versos, su extensión (que me parecía larguísima, casi una historia épica), el tono misterioso, la noche, la blanca estrella; pero no me quedaba muy claro aquello de la “esencia sutil de azahar”, la “tienda hecha del día”, el “gran manto de tisú”, ni hablar de “los parques del Señor” ¿cuál señor?

Margarita ventanaConformaban, sin embargo, una atmósfera enigmática a la que siempre deseaba volver. Sobre todo porque era la voz de mi abuelo la que me los contaba.

Con las ilustraciones de Doppert, el enigma permanece, pero se disfruta más. La princesa se vuelve una hija de Sherezada, entre playas de palmeras altas y elefantes, en unas mil y una noches que también podrían ocurrir en el Caribe. Esta mezcla de geografías enmarca los versos modernistas y cosmopolitas y les da más brillo.

Vemos más claramente al personaje principal y su deseo: desde la escalinata del palacio, la princesita mira en el cielo su estrella (está de espaldas, este bello gesto se repite varias veces y le da más carácter al personaje); a través de la ventana de su habitación la ve titilar. Margarita se irá de casa a buscarla.

Margarita interiores 3

Las imágenes de Doppert nos acompañan en el viaje como si fuera Max, a través del mar, hacia el lugar donde viven las estrellas. Y entonces lo entendemos: la estrella es como una flor en el firmamento y la gentil princesita la corta con una gran tijera. Aparece también en nuestro imaginario El Principito.Interiores magarita2

La permanencia tan viva de este poema, fuera de su tiempo, ha hecho que muchas veces se le considere anticuado, demasiado retoricista. Otra virtud de la edición de Ekaré es que lo actualiza. Las ilustraciones proponen una historia con toques de humor, con una princesita simpática que hasta regaña con el gesto a su padre, el rey.

La relación padre hija es otro elemento a destacar ante la escasez de libros álbum con figuras de padres positivas. Afable y relajado, el rey juega con su hija, y al final, organizará todo un desfile de elefantes para celebrar su regreso.

En la princesita resplandece una estrella, con el verso, la pluma, la flor… y el amor de su padre. El gesto amoroso de un poeta que quiso hacer sonreír a una niña.

Margarita interioresConocí “A Margarita Debayle” porque era uno de los poemas favoritos de mi abuelo Rubén. Desde niño lo recordaba diciendo aquellos versos tan bellos y extraños que casi nunca podía concluir. No era falta de memoria. No sé qué recuerdos le traían, pero siempre lo hacían llorar. En los últimos años de su vida, no conseguía pasar del primer verso. Solo decía “Margarita está linda la mar” y se le cortaba la voz.

Esta entrada es un gentil pensamiento para mi abuelo y para su tocayo, el gran poeta Rubén Darío.

Margarita interiores 2
Aquí el poema completo y muchos más del autor.
 
Aquí el fantástico texto de José Emilio Pacheco sobre Rubén Darío, “máximo renovador de la poesía en español del siglo XX” (Letras Libres, junio 1999).
 


2016: año de aniversarios

Luctuosos

500 años: Jerónimo Boch, “El Bosco” (¿? 1450 – 9 de agosto 1516). 

400 años: Miguel de Cervantes Saavedra (29 de septiembre de 1547 – 22 de abril de 1616).

400 años: William Shakespeare (¿? abril de 1564 – 23 de abril de 1616). 

400 años: Inca Garcilaso de la Vega (12 de abril de 1539 – 23 de abril de 1616).

130 años: Emily Dickinson (10 de diciembre de 1830 – 15 de mayo de 1886).

100 años: Rubén Darío (18 de enero de 1867 – 6 de febrero de 1916).

100 años: Henry James (15 de abril de 1843 – 28 de febrero de 1916). 

100 años: Franz Marc (8 de febrero de 1880 – 4 de marzo de 1916).

100 años: Jack London (12 de enero de 1876 – 22 de noviembre de 1916).

100 años: Henryk Sienkiewicz (5 de mayo de 1846 – 15 de noviembre de 1916).

80 años: Teresa de la Parra (5 de octubre de 1889 – 23 de abril de 1936).

 75 años: James Joyce (2 de febrero de 1882 – 13 de enero de 1941).

40 años: Agatha Christie (15 de septiembre de 1890 – 12 de enero de 1976).

40 años: Aquiles Nazoa (17 de mayo de 1920 – 26 de abril de 1976).

30 años: Simone de Beauvoir (9 de enero 1908 – 14 de abril 1986).

30 años: Jorge Luis Borges (24 de agosto de 1899 – 14 de junio de 1986).

30 años: Juan de la Cabada (4 de septiembre de 1899 – 26 de septiembre de 1986).

De nacimiento:

200 años: Charlotte Brontë (21 de abril de 1816 – 31 de marzo de 1855).

150 años: Beatrix Potter (28 de julio de 1866 – 22 de diciembre de 1943).

140 años: Constancio C. Vigil (4 de septiembre de 1876 – 24 de septiembre de 1954).

130 años: Delmira Agustini (24 de octubre de 1886 – 6 de julio de 1914).

100 años: Elena Garro (11 de diciembre de 1916 – 22 de agosto de 1998).

100 años: Camilo José Cela (11 de mayo de 1916 – 17 de enero de 2002).

100 años: Roald Dahl (13 de septiembre de 1916 – 23 de noviembre de 1990).

Anuncios

15 Comentarios »

  1. Mi abuela se lo recitaba a mi mamá y mis tías, tengo la edición de Ekare desde que tengo memoria, fue el primer libro que tuve y me ha acompañado toda mi vida…. Margarita esta linda la mar y el viento….

  2. (Último de mis comentarios en mi sesión de acoso a tu blog)
    Este poema es mi favorito e increíblemente, esta es mi edición favorita del mismo.
    Hace muchos años encontré en la biblioteca pública esta versión y terminé sacando una fotocopia del libro que tanto me gusto y muchos años anduve danzando con ella de ciudad en ciudad.

    El día que encontré el libro físico me pareció extraordinario, un gran acontecimiento y ahora está en casa conmigo, pero además del poema, guardo hermosos recuerdos del viaje que hicieron esas fotocopias conmigo, que leía y leía (porque están hermosamente ilustradas).

    Creo que ha sido el libro que con más ganas he buscado en mi vida.

    • Qué bonita historia de búsqueda de libro. Creo que a todos nos ha pasado alguna vez. Para mí encontrar este libro fue una sorpresa porque el poema me había sido muy familiar toda la infancia. Esta versión la encontré hasta hace apenas unos años y lo leí con una nueva mirada y descubriendo nuevas cosas gracias a la ilustración, que consigue dar hondura y cercanía al poema. Qué bueno que hayas “acosado” el blog. ¡Muchos saludos! Y nos seguimos leyendo.

  3. Margarita es mi poema favorito y mi cuento infantil preferido. Me pasaba como a tí que no entendía muy bien las metáforas, solo sabía que eran hermosas y las recuerdo con gran felicidad. Casualmente el cuento infantil preferido de mi esposo es “Donde viven los mostruos”, nunca había hecho la relación de como se asemejaban. Yo siempre tengo a Margarita y el siempre tendrá a Max. Saludos!

    • Hola, Rebeca. Desde que publiqué esta entrada me he dado cuenta cuánto une este poema a mucha gente. De verdad que es un territorio común, pero uno medio olvidado. Es decir, todos lo compartimos, pero está medio archivado, me parece. De Rubén Darío, recordará, también es aquella frase común, ya incorporada, “Juventud, divino tesoro…”. Y en algunos lugares “Paz, hermano lobo”. Me alegra que hayas notado la cercanía de Max y Margarita (y qué bonito cómo cuentan cada quien con el suyo), creo que es más visual, por el libro álbum de Ekaré. Lo que sí es que ambos niños van tras su deseo. Gracias por leer. ¡Saludos!

    • Gracias Maviael, sí, cuando me enteré del centenario me sorprendió mucho no haber escuchado nada. Y desde hace mucho quería escribir algo sobre Margarita. Qué bueno que recordemos juntos. Gracias por leer. ¡Saludos!

Comparte tu opinión, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s