Del célebre cuento “Encender una hoguera”, publicado en 1908, existe una primera versión casi desconocida: el primer texto que Jack London quiso escribir para un lector infantil y que pronto cayó en el olvido.

Hoy recordamos a este gran escritor fallecido el 22 de noviembre de 1916, en California. Tenía apenas 40 años de edad, pero ya había escrito cuentos y novelas como El llamado de lo salvaje y Colmillo Blanco, con los que han crecido tantos lectores.

encender-una-hoguera-jack-london-2
Ilustración de Raúl Arias

A los 13 años Jack London se compra una barca. Navega por la Bahía de San Francisco y trafica con ostras, es un bandido precoz. Luego viaja por los mares de Japón, por la costa siberiana, por el Cabo de Hornos. La barca ya no existe, pero él sigue por tierra: busca oro, lo arrestan por “vagancia”, entra a la universidad y al poco tiempo la abandona.

Empieza a publicar cuentos en 1894 y novelas en 1902, y le va muy bien con ellos. Se casa una vez, en 1900. Es periodista de guerra. Se divorcia. Se casa otra vez, e 1905, con Charmian Kittridge con quien comparte un antiguo sueño: navegar por todos los mares del planeta. Entonces diseña y construye un yate, el Snark –en memoria del poema de Lewis Carroll La caza del Snark– y arma el itinerario para un viaje de siete años. Sueñan con entrar a París por el río Sena y a Londres por el Támesis, pero no lo consiguen. El viaje solo dura dos años: recorren Hawaii, las Islas Marquesas, Tahiti y, en las Islas Salomón, Jack se enferma. Temen que sea lepra. Navegan hasta Sidney donde un doctor lo salva, pero le prohíbe continuar el viaje.

Viajar y sobrevivir, ese era el espíritu de Jack London. También el de muchas de sus historias. En el cuento “Encender una hoguera” el protagonista, acompañado por un perro, lucha contra un frío insoportable, paso a paso, sobre el suelo nevado del bosque. Inspirado en las experiencias que el propio London vivió en el noroeste canadiense cuando, contagiado con la fiebre del oro de Klondike, intentó hacerse rico. Pero poco le faltó para que lo vencieran el frío extremo del lugar.

De este cuento, existen dos versiones: la primera, publicada en el número 76 de la revista infantil Youth’s Companion en mayo de 1902, fue escrita por London con la conciencia de un niño como lector. Ya desde entonces en Estados Unidos se expandía el mercado literario para niños y jóvenes. Dos años antes, Baum había publicado, con enorme éxito, El mago de Oz; los emblemáticos títulos de Mark Twain y Louisa May Alcott llevaban un par de décadas circulando y Frances Hodgson Burnett habría de publicar La princesita en 1905 y El jardín secreto en 1910. Pero este cuento de London no tuvo mucho éxito y la versión que publicaría seis años después, en agosto de 1908, en The Century Magazine, resultó tan superior que rápidamente opacó a la primera.

Earle Labor, uno de los mayores biógrafos de London, incluso llegó a afirmar que comparar ambas versiones servía para “distinguir un trabajo artístico literario estupendo de una buena historia para niños”. Las diferenciación/discriminación que hace Labor es un prejuicio que seguimos arrastrando.

El intento de London por dirigirse a un lector infantil pone en evidencia uno de los dilemas que todavía enfrentan muchos escritores de libros para niños y jóvenes: ¿escribir para ellos implica encarar al lenguaje y a las historias desde otro lugar? ¿cambiar el tono, simplificar, transmitir valores, preferir los finales felices? Es justamente en el final de la versión para niños de “Encender una hoguera” que notamos una de las principales diferencias y debilidades con respecto a la segunda versión. Mientras que en ésta, lo que nos hiela la piel, lo que recordaremos siempre, es el fatal destino del protagonista, en la versión infantil, London salva al protagonista. ¿Debe toda historia infantil dar un hilo de esperanza al lector?, otra duda que surge en foros sobre el tema.

Las opiniones se dividen. Algunos defienden un quehacer que no piensa adjetivos como “infantil” o “juvenil”, escritores que escriben y ya: son los editores quienes los ubican en colecciones destinadas a este público; otros son conscientes casi al extremo: toman en cuenta capacidades cognitivas, “edades lectoras” y madurez psicológica.

En el caso de London, la conciencia de un lector infantil pareció no dar buenos resultados, pero por fortuna siguió escribiendo. Y lo hizo desde lo que era, y así le ha hablado a todos los que se atreven a acudir al llamado de lo salvaje.

Si lees inglés y quieres hacer el ejercicio (revelador) de comparar las dos versiones de “Encender una hoguera”, puedes hacerlo en esta liga.

Para leer o releer la versión conocida de este extraordinario cuento, da clic aquí.

encender-una-hoguera-raul-arias
Ilustración de Raúl Arias.

Para leer a Jack London te recomendamos:

Y no te pierdas este artículo: “Jack London, escritor salvaje”, de Darío Zárate Figueroa, ilustrado por Richard Zela y publicado en la revista Claro que leo. 

jack-london-zela
Ilustración de Richard Zela.

 

Imagen de portada de Raúl Arias.

Anuncios

Adolfo Córdova

Periodista, escritor e investigador. Maestro en Libros y Literatura Infantil y Juvenil por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Red Internacional de Investigación Universitaria en LIJ (RIIU-LIJ). Desde 2008 he publicado más de 300 reseñas, notas, entrevistas y ensayos críticos de LIJ en distintos medios impresos, principalmente en el periódico Reforma, donde además fui editor; y en medios digitales, como la plataforma RedLee del Goethe Institut México, la revista Había Una Vez y la Fundación Cuatrogatos. He sido becario del programa Jóvenes Creadores del FONCA y de la ONU. Impartí talleres y conferencias en México, Argentina, Chile y España y soy profesor de cursos de LIJ en la UNAM y en la plataforma virtual de IBBY México. Este año he sido invitado como ponente para el XVIII Seminario Internacional de Fomento a la Lectura de la FILIJ. Colaboro con la Biblioteca Vasconcelos y preparo una antología de cuentos clásicos para CONACULTA. Mi primera novela Para la niña detrás del árbol, publica este año en la primera colección de LIJ de Pearson para Latinoamérica.

...

De niño me gustaba jugar a los desastres naturales, inventar cuentos y pasear en mi triciclo rojo.

Todos los domingos íbamos a la playa. Pero yo prefería los nortes del invierno. O brincar de una roca a otra en la selva de los Tuxtlas y nadar en una alberca con el agua verde.

Nací a medianoche, en los primeros minutos del 15 de agosto de 1983, en un cuarto de un hospital muy pequeño, que tenía una ventana por la que se veía un almendro. En Veracruz, México.

Espero envejecer como mis abuelos y que alguna vez alguien vuelva a mis cuentos y novelas para volver a su infancia.

---

He tomado talleres de crónica, narrativa y literatura infantil y juvenil con María Teresa Andruetto, Teresa Colomer, Marina Colasanti, Daniel Goldin, Brenda Bellorín, Cecilia Silva Díaz, Michèle Petit, Joëlle Turin, Jorge Volpi, Ignacio Padilla, Manuel Peña, Julio Villanueva Chang, Andrea Fuentes Silva, José Luis Martinez Suárez, José Homero, entre otros.

Tengo una maestría en Libros y Literatura Infantil y Juvenil de la Universidad Autónoma de Barcelona. Estudié Ciencias de la Comunicación, enfocado en Periodismo, y un certificado en Literatura en la Universidad de las Américas Puebla con la beca Excelencia Jenkins. Fui editor del periódico universitario y presidente de la asociación ambiental estudiantil.

Mi tesis de licenciatura fue una propuesta de revista de arte y ambientalismo que me hizo graduarme con Magna Cum Laude, obtener el Premio Estatal de Periodismo Luis Tecuapetla en Puebla y el segundo lugar del Premio Nacional de Trabajos Recepcionales del CONEICC. Una versión muy parecida de la revista fue adoptada por el periódico Reforma para publicarla bimestralmente con el nombre de “Verde” y continúa vigente.

Fui reportero y editor de suplementos especiales del periódico Reforma, donde constituí y edité varias revistas. He publicado mis textos en revistas digitales e impresas como Punto en línea, Picnic, La Peste, Pijama Surf, Letras Explícitas, Registro, México Desconocido, Revista Había Una Vez, Cuatrogatos, Ventana de Papel, Ciclo y Genial y Like (revistas y secciones infantiles y juveniles del periódico Reforma).

Fui elegido por el Banco Interamericano de Desarrollo como periodista representante de Latinoamérica para la cobertura del Primer Foro de Crecimiento Verde celebrado en Seúl, Corea del Sur; por las Naciones Unidas para cursar talleres de periodismo ambiental en Indonesia y Panamá; y por la embajada de Israel en México como periodista represente de Latinoamérica en la Conferencia de Tecnologías del Agua PRE WATEC en Tel Aviv.

Vivo en la ciudad de México desde el 2008. Escribo de viajes, medio ambiente y LIJ para el periódico Reforma.

Trabajo con grupos de promoción de lectura en primarias y en la Biblioteca Vasconcelos, y soy fundador de la biblioteca comunitaria BRINCO-Lectura.

Soy miembro de la Red Internacional de Investigación Universitaria en LIJ, por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. He impartido talleres y ponencias en diversos congresos y encuentros, y soy profesor invitado en los cursos de LIJ de la Universidad Nacional Autónoma de México y en A Leer/IBBY México.

También colaboro con la Dirección General de Publicaciones del CONACULTA, la revista chilena Había Una Vez y la Fundación Cuatrogatos.

Además soy educador ambiental certificado por el CECADESU.

He sido becario del programa Jóvenes Creadores del FONCA.

3 Comentarios »

    • Muchas gracias, Rocío. Me alegra. Jack London es uno de mis escritores favoritos. Es verdad que muchos de nosotros hemos pasado horas y horas sumergidos en sus novelas, pero también tiene cuentos como este que, como habrás leído, lo dejan a uno boquiabierto. Qué bueno que lo descubriste. ¡Un abrazo!

Comparte tu opinión, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s