Llega la hora de dormir y quieres que te cuenten un cuento. Se alarga la tarde y tomas un libro para que te pasen las páginas. Y casi siempre es mamá la que dice: Sí. Había una vez.

Pero, para celebrarla, ahora te toca a ti. Estas 10 recomendaciones de libros (¡garantizados!), con muchas ilustraciones y poco texto, son para que seas tú quien tome el libro y le leas a ella. Cuéntale historias de niños y niñas que juegan y cambian, pero también de animales que cantan “La víbora de la mar” o que trabajan bajo la tierra. Descubran juntos el mundo secreto de los ratones, encuentren huevos de dragón y hasta combinen colores. 

Sorpréndela cuando te acerques y le digas: ¿Te cuento un cuento, mamá?

Issun Bôshi interiores
Icinori (Issun Boshi, Ekaré, 2014).

 

Cuentos del bosque1. Cuentos del bosque

Leticia Ruifernández, Ediciones Ekaré.

Los cuentos están llenos de bosques. En éste juega Emilio: toca el tambor, sube y baja montones de piedras, camina sobre un tronco para cruzar un río, escucha los pájaros y piensa en su hermana, Margarita. La llevará a jugar a la fortaleza, cabalgarán en ramas como si fueran caballos, ella será un hada, y él, un rey. Intentará mostrarle las luciérnagas que vio la noche que durmió solo en el bosque. El bosque canta y cambia con las estaciones. Y Emilio y Margarita, igual que tú, también. Verán que esta escritora e ilustradora los hará sentir parte de la naturaleza: sumergidos en las palabras y en las ilustraciones.

Cuentos del bosque interiores

Letras robadas

2. Letras robadas

Triunfo Arciniegas y Claudia Rueda, Océano.

Clara colecciona dientes y hay quienes creen que tiene algún trato con los ratones. Al escribir, algunas veces se come las letras (le saben a mermelada). Los sábados acompaña a su mamá al mercado. Le toma la mano mientras observa que algunas letras faltan en los letreros que dicen “fruta”, “queso”, “pescado”. Ve salir corriendo a una pista y debe soltar la mano de su mamá para seguirla y resolver el misterio. ¿A dónde van las letras que desaparecen?

Letras robadas interiores

Canciones del colibri con cd3. Canciones del colibrí

Mariana Ruiz Johnson, Ediciones Castillo.

Cuántas canciones se sabe mamá y cuántas pequeñas historias cuenta cuando canta. ¿Pero te has preguntado con qué canciones la arrullaban a ella? Este libro reúne arrullos y rondas que se vienen cantando desde hace muchas décadas en América Latina. Tal vez te cantaron algunos, tal vez no conoces muchos, pero tu mamá sí. Canten y jueguen juntos “Naranja dulce”, “Arroz con leche” y “La víbora de la mar” (incluye disco compacto). Las ilustraciones son una verdadera fiesta que los harán querer entrar, hacer amigos y quedarse. 

Canciones del colibrí

Browne_ que tal si_Forro.indd4. ¿Qué tal si…?

Anthony Browne, FCE.

Joe irá por primera vez solo a una fiesta, pero perdió la invitación y no sabe cuál es la casa de su amigo. Su mamá cree que será fácil adivinar porque el festejado vive en la misma calle que ellos. Lo acompaña caminando y Joe duda. ¿Y si hay gente desconocida? ¿Qué tal si no le gusta la comida? ¿Y si le dan miedo los juegos? A cada duda corresponde una posible casa con inquietantes, misteriosos o divertidos habitantes. Cuando finalmente encuentran la casa de su amigo y se despiden, ahora será su mamá la que se pregunte: ¿Estará bien? ¿qué tal que la está pasando mal? ¿Qué tal si…? Un libro muy sensible a los primeros temores de las separaciones entre padres e hijos, de ese gran escritor e ilustrador del que seguro conoces algunos gorilas. Este año vendrá a México. ¡Estén atentos! Lleva a mamá a que le pida un autógrafo.

Qué tal si...

Issun Boshi5. Issun Bôshi

Icinori, Ediciones Ekaré.

Seguro tu mamá te contó la historia de Pulgarcito, el pequeño que se libra de un ogro y salva a sus hermanos. Ahora cuéntale tú la de Issun Bôsni, un niño muy muy deseado que nunca creció. Era poco más alto que un pulgar, pero quería vivir grandes aventuras. Así que un día se va de casa y se encuentra con un ogro al que hace enojar mucho. Si el ogro vuelve, él tiene una aguja que le dio su madre para defenderse y una princesa muy bella por la que vivir. Cuando vean los paisajes dibujados aquí dentro mamá y tú abrirán los ojos y la boca del asombro. Observen éste:

Issun Bôshi interiores 2 

6. Dragones en el cieloDragones en el cielo

Sergio Andricaín e Israel Barrón, El Naranjo.

Esta es la historia de una pareja de hermanos que, como Hansel y Gretel, deambulan por el bosque, pero ellos no tienen una terrible madrastra y no son abandonados, van allí para trepar a los árboles, imitar el canto de los pájaros, cruzar dando saltos el arroyo; juegan, se esconden y, un día, de pronto, la niña encuentra un huevo gigantesco, brillante como pedazo de luna. Lo llevan a casa y cuidan de él, como si fuera parte de su familia. Y entonces: ¡nace un dragón! Pero este cuento, que hará que mamá recuerde muchos cuentos clásicos, no tiene un final tan clásico. Miren el cielo y prepárense para una conmovedora sorpresa. Después de leer este libro prestarán más atención a las formas de las nubes, quizá descubran criaturas fantásticas (¡verdaderas!), camuflándose.

Dragones en el cielo interiores 3

El piloto y el principito7. El piloto y el Principito

Peter Sís, Sexto Piso.

Todos saben quién es El Principito. Seguramente tu mamá lo recordará como ese libro (un poco extraño) que también leyó cuando era niña. Pero en estas páginas no encontrarán al zorro ni a la boa que se comió un elefante. Tampoco al cordero. Entreténla contándole la historia de vida del autor del libro: Antoine de Saint-Exupéry, un niño con los cabellos dorados al que decían cariñosamente “el Rey Sol”, que construyó su primera máquina voladora a los 12 años y que un día, convertido en piloto, desapareció en el cielo. Un gran personaje y un gran autor: esta combinación no puede fallar, les encantará.

El piloto y el principito interiores

Sánchez_En qué trabajan_Forro.indd8. ¿En qué trabajan?

Ana María Sánchez y Paloma Valdivia, FCE.

¿A dónde van?, pregunta Flora a sus papás. Ellos, igual que los tuyos, contestan: ¡a trabajar! ¿Y en qué trabajan? La mamá de Flora es maestra de música, ¿y el papá?, repostero. Pero no son los únicos trabajadores… Con este libro pueden invitar también a los hermanitos o primos más pequeños para que los ayuden a adivinar en qué trabajan muchos animales. Bajo la tierra, en el agua, volando, colgando de un árbol y hasta deslizándose en la nieve. ¿Adivinan? Desdoblen una sección de la página y descúbranlo. Todas las páginas ocultan y revelan los oficios. ¡Se divertirán!

En qué trabajan interiores 2 Jaguar corazón de la montaña9. Jaguar, corazón de montaña.

Ana Paula Ojeda y Juan Palomino.

Y entonces una noche, suspendido en las tinieblas que lo cubrían todo, nació el hombre. Solo había una criatura antes que él, era el soberano de la oscuridad: el jaguar. Los dioses sacaron de él a los hombres y se hizo la luz. Pero el jaguar impuso sus fauces y empezó a devorarlos, hasta que dos niños decidieron enfrentar al felino. Desde entonces el Balam, barum, chog, tigre o jaguar espera regresar a recuperar su reino. Palabras e ilustraciones los harán sentir que viajan a un sitio muy distinto a este, recóndito y mágico.

Jaguar corazón de la montaña interiores

Colores Hervé Tullet10. Colores

Hervé Tullet, Océano. 

Este es un libro para jugar, un libro interactivo, pero no tiene ninguna pantalla ni hay que conectarlo a la corriente eléctrica ni se requiere Wifi para sacarle el máximo provecho. Basta seguir las instrucciones en cada página: presionar, revolver, agitar, inclinar, cerrar de golpe, combinar colores y experimentar hasta mancharse las manos de muchísima pintura. Dile a mamá que mejor se ponga un babero ;). Cuando terminen, dale un abrazo colorido y dile, con una mancha de pintura en la nariz: ¡Feliz día de las madres! 

Interiores colores

¡ELLAS SON LAS CONTADORAS!

Mientras duermes
Mariana Ruiz Johnson, Mientras duermes. Premio Silent Book Contest, 2015.

 

-“El contar historias fue durante siglos un arte femenino”, escribió Italo Calvino.

-A grandes recopiladores de cuentos como Charles Perrault o los Hermanos Grimm les contaron las historias bisabuelas, abuelas y madres. No publicaron ellas mismas las historias sólo porque no era común en su época que lo hicieran.

-El famoso libro de Perrault, donde apareció Caperucita y La Cenicienta, se publicó titulado como “Los cuentos de Mamá Oca”.

-En México, Pascuala Corona, la gran recopiladora de cuentos de hadas mexicanos siempre daba crédito a las nanas y cuidadoras que se los había contado de niña.

 

Ilustración de portada “Bint al Nattata” (Editorial Kalimat) de Mariana Ruiz Johnson.

Anuncios

5 Comentarios »

Comparte tu opinión, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s